Guía completa para explorar las ruinas de Cusco

Machu Picchu, Ollantaytambo, Pisac. Hay un sinfín de fantásticas maravillas arqueológicas que explorar en el Valle Sagrado, pero no hay que olvidar las increíbles ruinas de Cusco y sus alrededores.

Saqsayhuamán, Q’enqo, Puka pukara, Tambomachay están todas en el boleto turístico y, lo que es más importante, se pueden explorar en un solo día y sin necesidad de una excursión.

Para los amantes de las botas de montaña, este maravilloso paseo por la campiña andina visitará las ruinas incas más importantes de la región de Cusco y, para los que acaban de llegar a la altura, será una excelente oportunidad para aclimatarse.

Antes de empezar, si no está seguro de lo que es un boleto turístico, vea este post – ¡y vuelva aquí cuando haya terminado!

IR A TAMBOMACHAY EN TAXI O BUS URBANO

Tambomachay Cusco - Vane la Alpaca

Desde cualquier lugar de Cusco, llame a un taxi. Hay varios taxis «falsos» que operan en la ciudad, así que asegúrese de que el suyo tiene una licencia expuesta en la ventana delantera, así como su número de registro en las puertas traseras (dentro y fuera)

El precio de este trayecto de veinte minutos es de unos 20 soles. No te sorprendas si el conductor te pide más dinero al principio; nosotros tuvimos que llamar al menos a cinco antes de encontrar uno que no nos timara.

O si quieres ir de forma más económica puedes tomar transporte urbano que te cuesta 1 sol, el transporte que debes tomar en «Los Huertos». Lo puedes tomar cerca del mercado San Pedro.

EXPLORAR TAMBOMACHAY Y PUKAPUKARA

Si llegas a Tambomachay antes de las 6.30 (hora de apertura oficial) podrás entrar sin boleto turístico, de lo contrario habrá guardias controlando los tickets en la entrada.

Esta ruina en particular no debería requerir más de 20-30 minutos, y cuando haya terminado vuelva a la carretera principal y gire a la derecha, caminando unos 300 metros y compruebe Pukapukara. Este lugar fue en su día una base militar, y su posición en lo alto de una colina lo convierte en un lugar idóneo para vigilar la zona; disfrutará de hermosas vistas sobre el valle.

HACIA EL TEMPLO DE LA LUNA

Cuando haya terminado de explorar Pukapukara, vuelva a la carretera principal y continúe caminando en dirección a Cusco durante unos 600 metros. En este punto, justo antes del pueblo de Huayllarocha, notará una pista que se dirige a la izquierda – sígala. Poco después, pasará por un campo de fútbol y luego descenderá a un valle flanqueado por eucaliptos (pista: ¿no sabe qué aspecto tiene un eucalipto? Confíe en su olfato).

El camino continúa durante 1 km más antes de tomar una curva a la izquierda y entrar en una zona pantanosa.

Pisa con cuidado porque Andrew acabó con las rodillas metidas en el barro húmedo. A partir de aquí, verá un conjunto de ruinas que están en proceso de restauración; en lugar de dirigirse a ellas (no hay ningún sendero sólido en la actualidad), atraviese la zona pantanosa y continúe siguiendo el camino.

Cuando el camino se abre a una gran zona de hierba, podrá distinguir el «Templo de la Luna» a lo lejos, a la izquierda, en lo alto de una colina rocosa (es bastante evidente). Continúe por el camino a través de otra zona pantanosa hasta que llegue a una pista para vehículos donde deberá girar a la izquierda.

Esta pista le llevará al templo, un lugar que no requiere la entrada.

Aquí, descanse en la cima de las ruinas y luego explore la cueva que hay debajo antes de continuar con la caminata.

CUSILLUCHAYOC – EL TEMPLO DEL MONO

Manteniendo el Templo de la Luna a su derecha, siga el camino hacia las casas a unos 200 metros de distancia, donde el camino se abre a la amplia hierba del Camino Inca.

Poco después se llega a Cusilluchayoc.

Disfrutamos bastante del Templo del Mono por su construcción laberíntica aunque, a pesar de tener cuatro pares de ojos buscando, simplemente no pudimos encontrar ninguna talla de monos por la cual la ruina fue nombrada. Tal vez usted tenga más suerte.

VISITAMOS Q’ENQO

Volviendo al camino inca, siga el sendero durante unos 20 minutos, hasta llegar a la carretera principal.

Desde aquí debería poder ver el afloramiento rocoso de Q’enqo, pero en lugar de continuar por la carretera principal hacia él, va a caminar directamente a través de la carretera hasta la gran colina de hierba y seguir el camino que conduce a la izquierda.

Pasarás por delante de una pequeña construcción de piedra a tu izquierda (puede que haya algunos niños merodeando fuera de ella) mientras sigues el camino por el otro lado de la colina. Ahora viene la parte más complicada: hay que subir la colina. Es bastante empinada, pero no debería ser difícil para cualquier persona con buena salud.

Una vez que llegue a la cima de la colina, verá Q’enqo en todo su esplendor.

Lleno de pequeñas cuevas, merece la pena explorarlo, sobre todo por la tarde, cuando está bellamente iluminado por la luz cambiante. Para nosotros, fue sin duda uno de los lugares más impresionantes de la excursión.

Cuando haya terminado, sólo tiene que salir por la salida principal (es posible que los guardias le pidan el billete).

EL GRAN SAQSAYWAMAN

Sacsayhuaman Cusco - Vane la Alpaca

Continúe por la carretera principal desde Q’enqo durante unos 20 minutos más, después de los cuales verá un desvío a su derecha con una señal para Saqsaywaman (pronunciado de forma hilarante «mujer sexy»). Aquí hay varias tiendas pequeñas para comprar una bebida fría o un pequeño tentempié.

Una vez que se haya rehidratado, continúe más allá de las tiendas y encontrará un camino a la izquierda que lleva claramente a las ruinas. Tómelo y continúe hasta la entrada del sitio.

Saqsaywaman es, con diferencia, el mayor yacimiento arqueológico, por lo que hay que asegurarse de programar la caminata para disponer del máximo tiempo posible. Nosotros llegamos durante la hora dorada y fue espectacular.

VOLVER A CUSCO

Muy cerca de ahí encontraremos el Cristo Blanco, un mirador de toda la ciudad de Cusco, desde ahí hay varias rutas para regresar al centro histórico de Cusco.

Al salir de Saqsaywaman, gire a la derecha y encontrará una escalera que le llevará de vuelta a la Plaza de las Armas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *